8. ene., 2022

Venus Star Point

Nuestra percepción no siempre está en lo cierto. Hoy sabemos que es la Tierra la que en realidad gira y no el cielo. Aunque nuestra sensación sea otra, somos nosotros los que ‘giramos’… continuamente.

En 1633 Galileo Galilei fue juzgado por el tribunal de la Inquisición a causa de sus teorías ‘disparatadas’ en las que afirmaba que la Tierra no era el centro del Universo. Fue condenado y obligado a renegar de ellas. Pero dicen que tras abjurar de estas teorías, se atrevió a murmurar ante los inquisidores la célebre frase que se le atribuye: “Eppur Si Muove” (Y sin embargo se mueve), refiriéndose a nuestro planeta.

Que ahora podamos demostrar las teorías de Galileo no impide que nuestra realidad subjetiva, nuestro mundo interno, parezca ir en contra de la evidencia científica, sobre todo cuando nos encontramos en esos momentos en los que nos invade la sensación de estar ‘parados’ mientras el resto del mundo sigue girando. Además, hay situaciones que realmente nos parecen inamovibles. Pero sólo hay que mirar al cielo y recordar que somos una pieza más de un complejo engranaje que 'baila' en una sincronía perfecta. Queramos o no, nos guste o no, seamos conscientes o no, nos estamos moviendo… siempre. Y lo estamos haciendo en la dirección correcta, en el lugar adecuado y en el momento perfecto.

Y hablando del cielo y de sincronías perfectas, hoy se da un nuevo Venus Star Point, una conjunción entre el Sol y el planeta del Amor y del Deseo. Se trata de uno de los diez ‘encuentros’ Sol/Venus que se dan en los ocho años que tarda ‘la diosa’ en realizar su ciclo sinódico mientras dibuja en el firmamento un mandala perfecto que forma una estrella de cinco puntas o una flor de cinco pétalos (como quiera verse).

Dice la astrología  (disciplina que, por cierto, también estudió y desarrolló Galileo) que el momento ‘Venus Star Point’ nos recuerda un deseo profundo de nuestra alma. Aquello a lo que  inexplicablemente nos sentimos conectados más allá del tiempo y del espacio. Una vez más, el cielo nos recuerda el poder del Amor, como concepto sobrenatural. Ese factor X del que hablaba la doctora Brand (Anne Hathaway) en Interstellar. “El amor —afirmaba— es lo único que trasciende el tiempo y el espacio”. Y, como decía ella, yo también creo que tal vez deberíamos confiar en eso… aunque no podamos entenderlo.

Imagen: Getty Images